Internacionales

Trump y los estadounidenses intentan disfrutar del fin de semana largo, pese a la pandemia

Tras dos meses de pausa por la crisis del coronavirus, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó del fin de semana largo, el segundo desde el inicio de la pandemia en el país, para volver a jugar al golf, mientras que muchos estadounidenses acudieron a parques y playas con distancia social de por medio para evitar nuevos contagios de Covid-19, tras superar la barrera de 1,6 millones de casos.

La caravana presidencial llegó esta mañana al Trump National Golf Club de Sterling, en el estado oriental de Virginia, donde los agentes del Servicio Secreto encargados de la seguridad llevaban barbijo, pero no Trump ni los otros jugadores, reportó la cadena CNN.

La última visita a uno de sus campos de golf fue el 8 de marzo en el Trump International Golf Club de West Palm Beach, Florida.

Con 1.613.476 contagios y 96.662 muertos, Estados Unidos sigue siendo de lejos el país más golpeado por el coronavirus en el mundo, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Pese a estas cifras alarmantes, ya todos los estados del país iniciaron una flexibilización de las restricciones que habían sido impuestas para contener el brote, ante los insistentes pedidos de reapertura hechos por el mandatario, quien ayer autorizó la reanudación de las ceremonias religiosas.

Si bien Trump instó a la reapertura inmediata de los centros de culto y amenazó incluso a los gobernadores que no la acataran, algunos líderes religiosos cuestionaron su decisión y optaron por la prudencia.

“Al estar en el epicentro de esta pandemia y para proteger a nuestros fieles, aconsejamos que las congregaciones permanezcan cerradas hasta que se proporcione información más precisa y uniforme”, dijo el obispo Paul Egensteiner, quien supervisa la Iglesia Evangélica Luterana de Estados Unidos en la ciudad de Nueva York, la más afectada por la Covid-19 en el país.

Nueva York es el estado más golpeado por la pandemia, con un total de 359.926 contagios y 23.282 muertes, de los cuales 194.667 casos y 16.403 decesos se registraron en la ciudad homónima, epicentro nacional de la pandemia, según el último reporte oficial.

No obstante, por primera vez desde finales de marzo, el estado registró hoy menos de 100 muertes diarias por coronavirus por primera vez desde fines de marzo, con 84 decesos en la última jornada.

“Sigue siendo una tragedia, no cabe duda, pero en general son buenas noticias”, consideró el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en su conferencia de prensa diaria sobre la evolución de la Covid-19.

Para el gobernante demócrata la cifra supuso un “progreso real” y un importante descenso con respecto a los 109 fallecidos anunciados ayer, reportó la agencia de noticias EFE.

Esta baja se dio también en los demás indicadores diarios divulgados por las autoridades estatales, como en el número de nuevos casos, de internaciones y de intubaciones por el nuevo coronavirus.

Una tendencia que se viene dando hace varias semanas en todo el territorio, aunque de manera más lenta en la Gran Manzana.

No obstante, Cuomo pidió prudencia durante este fin de semana largo, que suele marcar el inicio no oficial de la temporada de verano, con más gente viajando y reuniéndose en playas y parques.

Si bien algunas playas del estado estaban abiertas a los bañistas -no las de la ciudad de Nueva York que solo permiten caminar y sentarse-, la lluvia de hoy ha mantenido, de momento, a la gente en sus casas.

En cambio, en la costa del sur de Georgia, los bañistas pudieron disfrutar del buen tiempo en las playas de la isla Tybee, donde respetaron en gran medida mantener la distancia mínima entre grupos de dos metros y no reunirse de a más de diez personas, aunque muy pocos llevaban tapabocas.

“Es increíble, todos están saliendo y están ansiosos por salir”, dijo un residente a la cadena CNN.

Las playas también fueron reabiertas en otros estados, como Nueva Jersey, Connecticut y Delaware.

En Florida, donde hoy se superó la barrera de los 50.000 contagios de coronavirus, la mayoría de las playas estaban, salvo en áreas muy afectadas como Fort Lauderdale y el condado de Miami-Dade, que permanecieron cerradas.

El doctor Anthony Fauci, miembro de la fuerza especial de Covid-19 de la Casa Blanca y uno de los principales expertos en enfermedades infecciosas del país, dijo esta semana a los estadounidenses que salir al aire libre estaba bien, aunque era imprescindible respetar ciertas consignas.

“Salga, use una máscara, manténgase a dos metros de distancia de cualquier persona”, recomendó en declaraciones a los medios, “Sal a correr. Sal a caminar. Sal a pescar. Mientras no estés en una multitud y no estés en una situación en la que puedas transmitir físicamente el virus”.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/467415-pandemia–trump-salidas-estados-unidos.html