Nacionales

Perrone, tras lo pasos de su Pasolini imaginario en los ensueños de Ituzaingó, en "Corsario"

Perrone dirigió más de 50 películas

Perrone dirigi ms de 50 pelculas

El prolífico director Raúl Perrone estrena este jueves “Corsario” por Cine.ar, filme con el que cierra la particular trilogía que tiene a Pier Paolo Pasolini como eje, y que ubica al artista italiano en las calles de Ituzaingó, buscando y seduciendo jóvenes para su nuevo proyecto.

“Ni se lo nombra (a Pasolini), es un pretexto para hacer la película, que cierra una trilogía, un estigma en mi vida. Tenía muchas ganas de cerrar un ciclo y un flaco, que viene a mi taller de cine y es muy parecido a él, me dio ánimos”, dijo Perrone en una entrevista con Télam.

Además, este director que trabaja sin el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales ni grandes productoras, se lanzó a filmar con una cámara estenopeica, algo que “fue una muy difícil, pero después quedó muy hermoso”, dijo

Esta labor, aseguró, “fue como volver a las fuentes del cine”, con una estética de fílmico, donde el juego de luces es un protagonista más, al igual que el sonido, la música de jazz y los poemas del francés Paul Verlaine dedicados al sexo con jóvenes, campesinos y trabajadores.

En “Corsario” viven las clases populares y esa juventud latente que se recuerda en “Accatone”, pero con un velo onírico que se corre de a poco e hipnotiza, como si mirara de reojo la sensual insinuación tabú de “Teorema”.

Así, bajo la mirada de este Pasolini del conurbano se mezcla el flirteo con jóvenes skaters tatuados y el deseo de llevarlos como protagonistas a su nueva película. El péndulo se mueve de un lado hacia el otro, dejando de comprender la historia para sentirla.

“Apuesto más a la poesía que a otras cosas. Lo de Pasolini está rozado con esa búsqueda de hacer películas y buscar chicos para eso. Hay cosas muy fuertes, como ‘Saló, o los 120 días de Sodoma’, que acá esta insinuado. Pero también está el poema de Verlaine, dialoga con (el pintor italiano) Caravaggio y apuesta a mi manera de ver el cine”, indicó.

“De alguna manera -agregó- es mi propia versión sobre los hechos. No hago biopics. Tomo personajes y los desarrollo desde mi impronta. Está la muerte, que no es como sucedió. Es algo alegórico”.

Télam: El sonido es muy importante en tus películas, son un protagonista más.
Raúl Perrone: El sonido es muy importante y lo trabajo a la par de la imagen, es trabajar el sonido y la música. Si prestás mucha atención, el sonido de los bares viene de un bar de Italia, que es el propio bar al que solía ir Pasolini. Me lo grabó una alumna que viajó. Me gustan mucho esos golpes. Es una manera de filmar. Es como hacer una pieza musical.

T: Otro punto importante de tus películas son los jóvenes. Suelen ocupan un rol protagónico.
RP: Los jóvenes ocupan un lugar muy importante, tengo casi 15 películas con adolescentes. Acabo de estrenar “Algunes pibes” en un festival en Brasil con material que filmé en otra época. Ahora, quizá haya una retrospectiva sobre los jóvenes en mi cine. Para mí, es muy importante porque casi nunca hay adultos. Me gusta mostrar cosas que no se quieren ver o no gustan en televisión. Se los muestra como algo poco digno y a mi me gusta la parte cinematográfica,

T: ¿Por qué elegiste que el poema de Verlaine sea leído en italiano y no en francés?
RP: Me gustaba como sonaba era muy musical. También redondeaba un poco el homenaje este a Pasolini. Todo está en tres italianos distintos, como el jazz, que transcurre en la película. A mí me gusta mucho jugar con los idiomas y los diálogos al revés.

T: Tenés 45 películas películas, son uno de los directores más prolíficos. No pudiste frenar ni en cuarentena ¿no?
RP: (risas) En cuarentena hice “4troV3inte”. Uno de los pibes que está con el Pasolini viejo tenia ganas de filmar conmigo y me contó que se estaba juntando con algunos amigos que vivían cerca, así que le propuse filmar algo. Lo consultó con sus amigos y acordamos de filmar los viernes. A eso de las 12 de la noche yo les hacía una videollamada, ponían el teléfono de alguna manera y yo armaba los encuadres y salió algo muy interesante. Una película absolutamente de ellos. Las charlas eran motivadas por lo que les decía y por algo de ellos. Fuman con vaporizadores, es todo muy cinematográfico. Hablan mucho de ellos y yo sólo les prohibí hablar de la cuarentena porque todos los espectáculos hablan de eso y esto se trata de cuatro pibes reunidos a charlar un rato.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202009/509262-corsario-perrone-tras-lo-pasos-de-su-pasolini-imaginario-en-los-ensuenos-de-ituzaingo.html