Internacionales

Un asesor científico reconoció que se hubiesen salvado vidas si se actuaba antes

Ian Boyd, uno integrante del equipo de asesores científicos del gobierno británico, admitió hoy que se podrían haber salvado miles de vidas en el Reino Unido si las medidas de confinamientos social por el coronavirus, entre ellas la cuarentena, se hubieran impuesto en ese país “una o dos semanas antes”.

Boyd, profesor de biología en la Universidad de St Andrews y miembro del grupo Sage, que asesora a los ministros sobre el coronavirus, sostuvo en declaraciones a la BBC, que “habría habido una gran diferencia” si los ministros hubieran actuado antes para combatir el brote.

La declaraciones de Boyd se producen en un momento en el que el gobierno británico enfrenta fuertes críticas por su manejo de la pandemia y por la cantidad de muertes ocurridas en hogares de ancianos.

El eje de los cuestionamientos señala la decisión inicial de no realizar los test generalizados y la lentitud con que se inició un nuevo plan de detección del coronavirus.

En ese marco, Boyd sugirió que el gobierno no actuó más rápido porque basó su evaluación inicial en la transmisibilidad del virus del Sars, que es menos infeccioso que este coronavirus y también porque temió que la población no respondiera tan bien al confinamiento como lo hicieron.

Según el científico, tanto el Reino Unido como otros países europeos actuaron de forma más lenta y estaban menos preparados que los países que experimentaron el SARS, una enfermedad que comenzó a extenderse por todo el mundo en 2003 e infectó a más de 8.000 personas y mató a casi 800.

En su opinión, los ministros habrían recibido un consejo “muy claro y contundente” del principal asesor científico del gobierno, Patrick Vallance y del director médico, el profesor Chris Whitty.

Dijo que se podría culpar a los ministros y políticos por no estar dispuestos a escuchar los consejos científicos y también se podría culpar a los científicos por no ser lo suficientemente explícitos.

“Pero al final del día todos ellos interactúan con la opinión pública también. Y creo que a algunos políticos les hubiera gustado reaccionar antes, pero es probable que no fuera políticamente factible porque la gente no habría respondido tal vez de la manera en que lo hizo”, concluyó.

El científico también instó a los ministros a dejar de decir la frase “nos guiamos por la ciencia”, una frase a la que calificó de “ligeramente engañosa”.

Por otro lado, esta mañana, el ganador del Premio Nobel de Medicina 2001, Paul Nurse, arremetió contra el gobierno de Boris Johnson y lo acusó de manejar mal su estrategia para contener el virus y se preguntó quién está realmente a cargo de las decisiones gubernamentales en este tema.

“No estoy muy seguro de que lo estemos haciendo bien. Políticos, científicos y médicos, todos estamos cometiendo errores”, aseguró en declaraciones al programa Today de la BBC.

Nurse criticó también al gobierno por no realizar los test masivos al principio de la epidemia y dijo que la medida convirtió a los hospitales en “lugares potencialmente inseguros”.

Según las cifras del departamento de salud británico, 36.042 británicos murieron después de dar positivo por coronavirus.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202005/466818-ian-boyd-reino-unido-coronavirus.html